Platino y Paladio

Hablar del origen del proceso del Platino y Paladio, es hablar de una genealogía muy extensa pues muchos personajes tuvieron su cuota en la creación de este exquisito proceso.

Hasta Sir John Herschel tuvo que ver. Pero para darle un Padre, hablamos de William Willis en 1873, ya que fue él quien obtuvo la patente para el proceso que conocemos el día de hoy.

Este proceso surge en el momento en el que el proceso del Papel a la Albúmina estaba plenamente establecido, pero el acabado que otorgaba   una foto realizada en un Papel a la Albúmina era brillante; por el contrario una foto realizada en Platino se caracterizaba por su acabado mate.De alguna manera era una forma de buscar darle ciertos atributos de exclusividad a las fotografías para elevarlas al estatus de Obras de Arte. Con la llegada de la Primera Guerra Mundial, el Platino incremento astronómicamente su precio debido a que se necesitaba en el desarrollo de armas, dejando como alternativa el uso de Paladio, sin embargo rápidamente se volvió un dúo donde quién trabaja este proceso tiene la posibilidad de usar Platino puro o Paladio puro o una combinación de ambos metales.

El rey de los Procesos de Impresión

Dentro de las características de este proceso, cabe anotar que una imagen realizada en Platino tiene la particularidad de una extrema longevidad, de hecho hay quienes hablan de que este proceso es eterno. Lo que sucede es que el Platino como metal es de las sustancias más estables que existen y no muestra signos de degradación en el rango de 3000 a 3500 años. Lo que lo hace muy apetecido entre galeristas y comerciantes de arte fotográfico.

Julio_Galindo_Platino2

Julio Galindo

Técnicamente lo que caracteriza a una imagen realizada en Platino y Paladio es su extensa y delicada gama tonal (Tal vez la mayor gama de   todos los procesos fotográficos) con negros profundos y delicados grises que se elevan para mostrar una increíble cantidad de detalles en los   tonos altos antes de llegar al blanco. Si la imagen es realizada en Platino puro, se obtiene un tono neutro blanco y negro. Si se usa Paladio puro,   la imagen es cálida en una especie de tonos sepiados. El balance entre un extremo y otro se puede ajustar dependiendo de la cantidad que se   use de uno u otro metal.

 

El emulsionante se constituye de:

A.     Solución de Oxalato Férrico al 20%

B.     Solución de Oxalato Férrico + Clorato de Potasio

C.     1. Solución de Platino: Cloroplatinito de Potasio al 20%

2. Solución de Paladio: Cloropaladito de Sodio al 15%

 

Se mezclan estos componentes en una sola  solución a razón de gotas y se emulsiona el papel. Una vez seco, se pone en contacto con el   negativo y se expone a una fuente de luz ultravioleta. Terminada la exposición una muy tenue imagen resulta, casi invisible. En el proceso de revelado, la imagen aparece casi de forma instantánea tan pronto el papel entra en contacto con el revelador. Luego le siguen una serie           de baños de aclarado y lavado.

Julio_Galindo_Platino

Julio Galindo

 

Definitivamente, a través de la historia, este es uno de los procesos mas apetecidos y anhelados lo que le confiere un estatus de vigencia permanente. La idea de una foto realizada en uno o dos de los metales más caros y finos, aún más finos que el oro; seduce tanto a fotógrafos         y artistas, como a coleccionistas.

 

 

Anuncios