Papel a la Albúmina

El proceso del Papel a la albúmina, también conocido como copia a la Albúmina o Albuminotipia, es una especie de “evolución” del proceso del Papel Salado creado por Henry Fox Talbot. El Papel a la Albúmina fue creado en 1850 por Louis Désiré Blanquart-Evard. El papel Salado se había establecido plenamente como el proceso para obtener las fotos (Positivos) Pero de una u otra manera, por las características del proceso donde la imagen se encuentra entre las fibras del papel, se apreciaba una pérdida de detalle que aunque podía estar presente en el negativo, no necesariamente llegaba a la foto final.

El proceso difiere del de Talbot principalmente porque el papel es previamente recubierto con Albúmina (Clara de Huevo); en la albúmina se encuentra una solución de Cloruro de Sodio (Sal de Cocina) Este paso por la albúmina deja al papel con una superficie brillante.

Moradas con amarillo- Albúmina matte

Albúmina “Moradas con Amarillo” Autor: Mario Nieto

Posteriormente es sensibilizado con una solución de Nitrato de Plata generando una superficie fotosensible, pero a diferencia del Papel Salado, en un Papel a la Albúmina, dicha superficie descansa “Sobre” el papel y no “Dentro” del papel.

Esta característica incrementó significativamente la capacidad de reproducir detalle en las imágenes lo que lo convirtió en el primer papel fotográfico producido masivamente y de forma industrial. 

Al mejor estilo pastelero

Para realizar un Papel a la Albúmina, primero se necesita separar las claras de las yemas de muchos, muchos huevos. Estas claras deben estar impecables, es decir, sin rastros de cáscaras, de yemas, ni de la ocasional membrana del embrión o en los casos más dramáticos, libre de sangre.

Se toman las claras, a las que se les adiciona Cloruro de Sodio y Acido Acético y se procede a batirlas prácticamente hasta punto de nieve.

Se les permite reposar de un día para otro y al retirarse una costra que queda en la superficie obtenemos un líquido amarillo mucho más homogéneo.

Esta albúmina preparada se dispone en una cubeta y se “flota” el papel sobre la superficie. Se retira con cuidado y se deja secar. El papel queda con una superficie brillante, a la que se le aplica el sensibilizador que en este caso es Solución de Nitrato de Plata. (Puede realizarse nuevamente por flotado)

Tan pronto como está completamente seco, se dispone en contacto con el negativo y se expone a una fuente de luz ultravioleta como el Sol.

Al término de la exposición apreciamos una bellísima imagen en tonos rojizos y vino tinto.

Luego el papel va a un baño de Agua Salada que ayuda a precipitar el exceso de plata.

Luego va a una serie de lavados y puede ir a un proceso de Virado (Generalmente con Cloruro de Oro) luego a un fijado con una solución de Tiosulfato de Sodio y finalmente a una serie de lavados.

Definitivamente un proceso de exquisitos resultados pero no apto para quienes gustan de las cosas inmediatas, pues el papel debe tener un tiempo de estacionado y curado que le puede tomar semanas y hasta meses.

Pero si esto no te desanima, no dejes de intentarlo, será sumamente gratificante, tal y como realizar un exclusivo y complejo postre!

Anuncios